8 fechas que marcaron la historia de la Bolsa de París

Pablo René-Worms
July 13, 2021
 · 
5 minutos
 · 
Vivid Invest

¿Sabías que la quiebra de un hombre escocés fue responsable indirectamente de la creación de la Bolsa de París, o que hasta 1967 no se permitió la entrada a ninguna mujer? En sus casi tres siglos de historia, el corazón de las finanzas francesas ha pasado por muchos altibajos. Repasemos su historia y evolución desde su creación.


1540: ¿La Bolsa de París? No, la de Lyon.


Si pensamos en Francia, el Estado centralizado por excelencia, es fácil suponer que la primera bolsa que se creó fue la de París. Pero no, en realidad fue en Lyon donde se creó la primera bolsa francesa en 1540. Allí se negociaban esencialmente títulos de crédito (para simplificar las cosas, imagina pagarés en forma de un antepasado de los cheques).



1716-1724: Se crea una bolsa para luchar contra la especulación


¡Atención, una pequeña lección de historia económica! ¿Recuerdas cuando te contamos que la creación de la Bolsa de París estuvo estrechamente ligada a la quiebra de un banquero escocés?

Te lo explicamos brevemente: en 1716 las autoridades reales decidieron confiar las riendas de las finanzas francesas al aventurero, economista y banquero escocés John Law para resolver los problemas de endeudamiento por los que pasaba el reino. Este puso en marcha el sistema de Law, que consistía en sustituir el dinero que se utilizaba entonces (monedas de oro y plata) por papel moneda (el antecedente de nuestros billetes) y crear un banco estatal. El sistema funcionó tan bien que el valor de estos nuevos billetes superó al de las monedas de oro y plata.

Te preguntarás qué tiene esto que ver con la creación de la Bolsa de París. Bueno, pues que el éxito de John Law le generó una serie de enemigos que querían echarlo del país. Manipularon los tipos de cambio entre el dinero en papel moneda y los metales valiosos, y los multiplicaron por 40 en un solo año para luego llevarse los beneficios. Como resultado, el pánico se extendió por los mercados. El banco estatal no tenía suficientes metales para pagar a todos los inversores y se declaró en bancarrota en 1720.

Sí, pero ¿qué pasa con la Bolsa de París? Cuatro años después, en 1724, la economía francesa seguía tambaleándose por el colapso del sistema de Law. Las autoridades decidieron que era hora de poner un poco de orden para luchar contra la especulación salvaje. Así, el 27 de septiembre de 1724 se crea la Bolsa de París por orden del Consejo de Estado del Rey. Sólo los agentes de bolsa estaban autorizados a comprar y vender valores (principalmente bonos del Estado). Estaba situada en la calle Vivienne, en el corazón de París.



1826 : Hogar, dulce hogar

Más de cien años después de su creación y tras varios traslados por la capital, la Bolsa de París se instaló en el Palacio Brongniart, que lleva el nombre de su arquitecto, quien también diseñó el famoso cementerio parisino de Père Lachaise. El creador no asistió a la inauguración del edificio que lleva su nombre, ya que murió en 1813 y fue enterrado en... Père Lachaise.


1886 : Atentado fallido


El 5 de marzo de 1886, la bolsa de París se llevó un gran susto. ¿Crack bursátil? No, para nada. Ese día, Charles Gallo, un anarquista condenado anteriormente por falsificación de moneda, lanzó una botella de ácido desde las galerías superiores a la cesta central de la Bolsa, y luego hizo tres disparos. Afortunadamente, nadie resultó herido. Charles Gallo fue condenado a 20 años de trabajos forzados.



1967: ¿Y las mujeres?


243 años. Ese es el tiempo que tuvo que pasar para que por fin se permitiera a las mujeres acceder al parqué de la Bolsa de París, el corazón de toda la actividad económica. Desde su creación en 1724, el reglamento de la Bolsa prohibía la entrada a las mujeres. Esta prohibición se ratificó dos veces a principios del siglo XIX, en 1801 y 1816, y nunca se cuestionó a partir de ese momento. No fue hasta 1967 cuando se modifica el reglamento y se abole definitivamente esta discriminación.


1988: Adiós al Palacio Brongniart


Con el crecimiento de los mercados electrónicos, el Palacio Brongniart fue perdiendo su esencia. El desarrollo del sistema CAC (acrónimo de “Cotations Assistées en Continue”, que significa “Cotizaciones Asistidas Continuas”) a finales de los años ochenta, acabó gradualmente con las subastas abiertas. Al principio, los operadores se situaban en torno a cestas para negociar los valores (como la que puedes ver en el centro de la imagen anterior). Estas cestas eran el centro neurálgico de las negociaciones in situ, pero no podían competir con las bolsas electrónicas en términos de rapidez. El 6 de abril de 1998, los mercados financieros abandonaron finalmente el Palacio Brongniart y se convirtió en un centro de exposiciones y conferencias.



2000: Sí, las bolsas también pueden fusionarse


Euronext. Puede que te suene el nombre. Se trata nada menos que de la principal bolsa de valores de la zona euro. El grupo, resultante de la fusión de las bolsas de París, Bruselas y Ámsterdam, se creó el 22 de septiembre de 2000 con el objetivo de aprovechar la armonización legislativa de los mercados financieros de la Unión Europea tras la introducción del euro. El consorcio, que cotiza en bolsa desde 2001, ofrece actualmente más de 1450 valores diferentes que representan una capitalización bursátil de más de 4,5 billones de euros.


2007-2014: Fusión, adquisición y divorcio


Ya hemos hablado de la creación del grupo Euronext en el año 2000. Pues bien, tan sólo hicieron falta siete años para que una nueva fusión transforme el panorama bursátil. Tras rechazar una oferta de Deutsche Börse, Euronext decidió unir fuerzas con el mercado más emblemático del mundo, la Bolsa de Nueva York (NYSE). Había nacido un nuevo gigante transatlántico, el NYSE Euronext. El matrimonio no dura mucho, ya que la estadounidense Intercontinental Exchange (ICE) adquiere el grupo en 2013 y lo divide en dos. La entidad Euronext volverá a los mercados en 2014 como entidad independiente.

Inspired? Try this!
Open your free account now and start saving every day.
Inspiriert? Probiere es selber!
Öffne jetzt dein kostenloses Konto und fang an täglich zu sparen.
Ceci vous inspire-t-il? Faites un essai!
Ouvrez maintenant votre compte gratuit et commencez à épargner tous les jours.
¿Inspirado? ¡Prueba esto!
Abra su cuenta gratuita ahora y comience a ahorrar todos los días.
Ispirato? Prova questo!
Apri subito il tuo account gratuito e inizia a risparmiare ogni giorno.